miércoles, 17 de agosto de 2011

Coco Chanel habría sido una espía nazi



Según una nueva biografía, la modista trabajó en la inteligencia militar alemana con el seudónimo de Westminster y era profundamente antisemita
Gabrielle Bonheur Chanel, la icónica diseñadora francesa que revolucionó el mundo de la moda bajo el nombre de Coco Chanel, fue una espía para los nazis bajo el alias de Wesminster, según una nueva biografía de la conocida modista que salió ayer a la venta en Estados Unidos.
“Chanel era más que simplemente una simpatizante y colaboradora de los nazis. Era una agente numerada de los nazis que trabajaba para la Abwehr, la agencia de inteligencia militar alemana”, asegura la editorial Knopf en un comunicado con motivo de la salida al mercado estadounidense del nuevo libro sobre la diseñadora.

“Durmiendo con el enemigo: La guerra secreta de Coco Chanel”, escrito por el periodista estadounidense Hal Vaughan, ofrece detalles de la conexión de la modista francesa con los nazis, entre ellos su supuesto número de agente para la Abwehr, el F-7124, y su alias, Wesminster.
Tras buscar material en archivos en el Reino Unido, Alemania, Francia y Estados Unidos, el periodista, que luchó para el ejército estadounidense en la Segunda Guerra Mundial, desvela “por primera vez documentos que detallan las extensas actividades de Chanel durante la guerra”, dijo la editorial.
LAS MISIONES DE COCO
Según Vaughan, la diseñadora francesa cumplió misiones para el servicio de inteligencia nazi en Madrid y Berlín durante la Segunda Guerra Mundial junto a su amante, el oficial Hans Gunter von Dinklage, algunas de ellas en nombre del general de las SS Walter Schellenberg, mano derecha del comandante en jefe de ese cuerpo, Heinrich Luitpold Himmler.
El comunicado emitido por la editorial en Nueva York asegura que esta nueva biografía revela de dónde provenía el antisemitismo de la diseñadora, por qué estaba “tan arraigado en ella” y cómo fue reclutada para pertenecer al cuerpo de inteligencia de los nazis.
Además, el libro explica cómo Coco Chanel utilizó su posición de espía nazi para recibir favores, como asegurar la liberación de su sobrino de un campo de internamiento militar o “arrebatarle” el control de su marca de perfumes a sus socios judíos, que se tuvieron que exiliar en Estados Unidos durante la guerra.
La biografía, que según la editorial “revela la historia al completo, negada y encubierta durante seis décadas, de la colaboración de Coco Chanel con altos mandos nazis”, detalla además cómo la reina de la moda consiguió escapar de la muerte cuando fue detenida y liberada posteriormente en París.
La icónica diseñadora, de la que se han escrito numerosas biografías y filmado varias películas, murió en 1971 en París, ciudad a la que regresó a los 71 años después de nueve años de exilio en Suiza para recuperar su reputación y reinventar la marca con la que revolucionó el mundo de la moda.