lunes, 22 de noviembre de 2010

Hallan un planeta "foráneo" en la Vía Láctea. Video


Astrónomos detectaron por primera vez a un planeta que, dicen, se originó fuera de la Vía Láctea.
El cuerpo celeste, parecido a Júpiter, forma parte de un sistema solar que una vez perteneció a una galaxia enana.
Y esa galaxia fue a su vez devorada por la Vía Láctea, afirman los científicos en la revista Science.
La estrella alrededor de la que orbita el raro planeta, llamada HIP 13044, está ubicada a 2.000 años luz de la Tierra y a punto de colapsar.
El hallazgo fue llevado a cabo por investigadores del Instituto de Astronomía Max-Planck, en Alemania, utilizando el telescopio terrestre del Observatorio Europeo Austral en Chile.
Origen extragaláctico

En los últimos 15 años los astrónomos han detectado cerca de 500 exoplanetas fuera de nuestro Sistema Solar, orbitando alrededor de estrellas en nuestros vecindarios cósmicos.
Pero todos esos planteas, dicen los científicos, se habían originado en nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.
Debido a las enormes distancias involucradas, hasta ahora no se ha confirmado la detección de planetas en otras galaxias. Pero esta fusión cósmica ha traído a nuestro alcance a un planeta extragaláctico
Dr. Rainer Klement
Este hallazgo es diferente porque, dicen, el planeta orbita un sol que pertenece a un grupo de estrellas llamado "Corriente de Helmi" que se sabe una vez perteneció a una galaxia enana separada.
Esta galaxia fue devorada por la Vía Láctea hace entre 6.000 y 9.000 millones de años en un acto de "canibalismo intergaláctico".
"El descubrimiento es muy emocionante" dijo Rainer Klement, quien participó el estudio.
"Por primera vez los astrónomos logramos detectar un sistema planetario en una corriente estelar de origen extragaláctico".
"Debido a las enormes distancias involucradas, hasta ahora no se ha confirmado la detección de planetas en otras galaxias" agregó el científico.
Se cree que el planeta tiene una masa mínima de 1,25 veces el tamaño de Júpiter y circula muy de cerca a su estrella madre, con una órbita que dura solo 16,2 días.
Está ubicada en la constelación sureña de Fornax (el Horno).
El planeta pudo haberse formado en las primeras etapas de su sistema solar, antes de que ese mundo fuera incorporado en nuestra propia galaxia, dijeron los investigadores.
Primera evidencia
Según el doctor Robert Massey, de la Real Sociedad Astronómica, el estudio ofrece la primera "evidencia firme" de un planeta de origen extragaláctico.
"Hay muchas razones para pensar que hay planetas por todo el Universo, no sólo en nuestra propia galaxia, sino en las miles de millones de galaxias que existen" señala el científico.
La representación gráfica muestra a la estrella HIP 13044 junto al planeta foráneo.
"Pero ésta es la primera vez que logramos obtener evidencia firme de esa creencia", agrega.
La estrella HIP 13044 está a punto de colapsar. Al haber consumido todo el combustible de hidrógeno de su núcleo, se expandió de forma masiva para convertirse en una "gigante roja" y en el proceso pudo haber devorado a planetas rocosos más pequeños, como nuestra Tierra.
El planeta foráneo descubierto parece haber sobrevivido esa masa de fuego, al menos hasta ahora.
"El hallazgo es particularmente interesante si consideramos el futuro que espera a nuestro propio sistema planetario" dice el doctor Johny Setiawan, quien dirigió el estudio.
"Porque se espera que el Sol también se convierta en una gigante roja dentro de unos 5.000 millones de años".
"La estrella está rotando relativamente rápido. Una explicación podría ser que los planetas que devoró durante su fase de gigante roja la están haciendo girar más de prisa", agrega.
Aunque el nuevo planeta hasta ahora ha logrado escaparse de ser devorado por su estrella, ésta se expandirá nuevamente en la próxima etapa de su evolución.
Esto quiere decir, explican los científicos, que algún día también será tragado por HIP 13044 y lo mismo podría ocurrir a algunos de nuestros propios planetas, como Júpiter, cuando nuestro Sol se acerque al fin de su vida.