domingo, 5 de septiembre de 2010

Científicos vuelven a creer en posibilidad de vida en Marte. Vea Videos


Sondas enviadas hace 35 años habían probado que el suelo marciano no contenía minerales de carbono, necesarios para la vida. Un nuevo estudio refuta sus conclusiones
(Agencias). Investigadores cuestionaron la idea comúnmente aceptada por la comunidad científica de que nunca hubo vida en Marte. Según observaciones recientes y contrario a lo que se halló en una expedición de los años 70, es probable que sí existan moléculas de carbono en suelo marciano.
Un estudio, publicado en The Journal Of Geophysical Research Planets , determinó que la conclusión a la que llegaron las misiones Viking 1 y Viking 2, de la NASA , se equivocó al afirmar que el suelo de Marte no contenía ningún compuesto de tipo orgánico.

“El ‘evangelio’ de los resultados de la misión Viking ha influenciado nuestra perspectiva sobre la vida en Marte por 35 años”, dijo a The New York Times, Christopher McKay, científico planetario del Ames Research Center , de la NASA, y uno de los autores del nuevo descubrimiento.
¿QUÉ FALLÓ?
Las naves no tripuladas Viking 1 y Viking 2, enviadas a Marte en 1976, recogieron un poco de suelo marciano para examinar su composición y determinar si habría algún vestigio químico que indicara que hubo vida en ese planeta.
Tras quemar los elementos del suelo, los científicos no encontraron minerales de carbono, elementos básicos para la vida. No obstante, sí encontraron restos de cloro (clorometano y diclorometano), pero se pensó que tenían su origen en el líquido usado para limpiar las naves.
NUEVO ESTUDIO
En el experimento reciente se quemó una mezcla de perclorato junto a restos del suelo del desierto de Atacama (Chile), tomando en cuenta que es el lugar más parecido a Marte en nuestro planeta.
La reacción química destruyó los componentes orgánicos del suelo y produjo, además de mucho dióxido de carbono, huellas de clorometano y diclorometano. Nada más y nada menos que los componentes hallados por las naves Viking.
“Ahora, cuando miramos hacia atrás los resultados del Viking, todo esto tiene sentido”, declaró el doctor McKay a The New York Times. “Esto fue extraña química”, añadió.
LA NUEVA CLAVE: EL GAS
Para el veterano investigador de Marte, Gilbert V. Levin, el hallazgo implica una corrección a la misión Viking. Según Levin, en ella se tomaron nutrientes del suelo marciano y se midieron las emisiones de gas radiactivo que en realidad habían sido producidos cuando microbios se comieron el alimento del terreno.
Sin embargo, ante la falta de elementos orgánicos en suelo marciano, la mayoría creyó que el gas tenía su origen en una reacción química inorgánica.
Levin reconoció que las reacciones no biológicas podrían producir gas, pero el experimento Viking mostró que, sea que lo que lo haya producido, lo hizo a temperaturas aptas para los microbios.
No obstante, el líder del proyecto Viking, Klaus Biemann, duda de la nueva interpretación. Según Klaus, el freón hallado en el reciente estudio es con certeza un contaminante, y la presencia de perclorato en el suelo estudiado por Viking es solo parte de una especulación.