jueves, 10 de junio de 2010

MANCO INCA-TRADICION DE RICARDO PALMA - RESUMEN


Después del injustificable ajusticiamiento de Atahualpa, se encamino don Francisco Pizarro al Cuzco, en 1534, y para propiciarse el afecto de los cuzqueños declaro que no venia a quitar a los caciques sus señorías y propiedades ni a desconocer sus preeminencias, que castigado ya en Cajamarca con la muerte al usurpador; asesino del legitimo Inca Huascar, se proponía entregar la insignia imperial al Inca manco, mancebo de dieciocho años, legitimo heredero.

La coronación se efectuó con gran solemnidad, trasladandose luego Pizarro al valle de Jauja, se donde siguió al de Rimac o Pachacamac para hacer la fundacion de la capital del futuro virreinato.
No tengo para que historiar los sucesos y causas que motivaron la ruptura de relaciones entre el Inca y los españoles acaudillados por Juan Pizarro, y, a la muerte de este, por su hermano Hernando. Bastame apuntar que Manco se dio trazas para huir del Cuzco y establecer su gobierno en las altiplanicies de los Andes, adonde fue siempre para conquistadores imposible vencerlo.
En la contienda entre pizarristas y almagristas, Manco presto alos últimos algunos servicio y consumada la ruina y victimacion de Almagro el Mozo, doce o quince de los vencidos, entre los que se contaban los capitanes Diego Mendez y Gomez Perez, hallaron refugio al lado del Inca, que había fijado su corte en Vilcapampa.
Mendez, Perez y cuatro a cinco mas de sus compañeros de infortunio se entre tenia en el juego de los bolos( bochas) y en el ajedrez. El Inca se españolo (verbo de aquel siglo, equivalente a se españolizo), facilmente, cobrando gran afición y aun destreza en ambos juegos, sobresaliendo como ajedrecista.
Estaba escrito que, como al Inca Atahualpa, la afición al ajedrez había de serle fatal al Inca Manco.
Una tarde hallabanse empeñados en un partida el Inca Manco y Gomez Perez, teniendo por mirones a Diego Mendez y a tres caciques.
Manco hizo una jugada de enroque no consentida por las practicas del juego y Gomez le arguyo:
- es tarde para ese enroque, ser fullero.
No sabemos si el Inca alcanzaría a darse cuenta de la acepción despectiva de l a palabreja castellana; pero insistió en defender la que el creía y valida jugada, Gomez perez volvió hacia su paisano Diego Mendez y le dijo:
- ¡Mire, capitán con la que sale este indio¡
Aquí cedo la palabra al crónico anónimo, cuyo manuscrito, que alcanza hasta la época del virrey Toledo, figura en el tomo VIII de Documentos inéditos de Archivo de Indias. "El Inca alzo entonces la mano u diole un bofeton al español. este metió mano a su daga y le dio dos puñaladas, de las que luego murió. Los indios acudieron a la venganza e hicieron pedazos a dicho matador y cuantos españoles en aquella provincia de Vilcapampa estaban"