miércoles, 9 de junio de 2010

LA VENGANZA DEL CONDOR-ARGUMENTO-RESUMEN


El libro se inicia con el cuento que sirve de epigrafe a la colección: "La Venganza del Cóndor", que refleja la acción sanguinaria del capitán Gonzales, a quien Garcia Calderón conoció en un puerto del Perú, contra los indios.El referido capitán tiene a su servicio un indio, a cada momento, castiga con un látigo con puño de oro y un jeme de plomo por contera. Cierto día el capitán tenia que hacer un viaje a Huaraz y rodeno al indio que le ensillara un caballo. El indio acudió presuroso a cumplir lo ordenado y no volvió jamas; y por mas que Gonzales lo mando a buscar, el ordenanza y guia insuperable no pudo ser hallado en todo el puerto. El capitán Gonzales se marcho solo, anunciando futuros castigos y desastres.
 Dos horas después que el capitán partió, Garcia Calderón ensillo su mula andariega para proseguir su camino; con asombro, vio aparecer al indio desaparecido quien se ofreció a servirle de guia en los dificiles caminos de la sierra. El camino fue duro entre atajos, montes y estrechos desfiladeros desde donde se podía vislumbrar en la parda monotonía de la cadena de montañas la altiplanicie amarillenta con sus erguidos cactus fúnebres. Recorrido un trecho, el indio le dijo que lo esperara y se alejo en un santiamén. Pasaron los minutos y de repente un ruido profundo retumbo en la montaña; algo rodó desde lo alto.
De pronto, a quince metros de Garcia Calderon, paso un vuelo oblicuo de cóndores, y entonces vio rebotar con estruendo y polvo, en la altura inmediata, una masa oscura que arrojaba sangre por doquier. Estremecido de horror espero entre las montañas, mientras los cóndores devoraban lo que había rodado antes.
El indio regreso al poco rato y le pregunto si había visto al capitán cuando caía. le explico en su media lengua que a veces los insolentes cóndores rozan con el ala el hombro del viajero en un principio. Entonces se perdía el equilibrio y  rodaba al abismo. Eso había ocurrido con el pobre capitán Gonzales . Garcia calderón no inquiruio ningún pormenor, porque pensó que quizá entre los cóndores y los indios un pacto oscuro existía, para vengarse de los intrusos. pero de ese guia incomparable que lo dejo en la puerta de Huaraz, rehusando todo salario, aprendió que es imprudente algunas veces afrentar con lindo látigo la resignacion de los vencidos. "Coca" nos presenta a Jacinto Vargas quien llego a la puna en compañía de su guia indígena, quien llegado a este punto, no quiso seguir adelante sino por el contrario, volver atrás con temor inexplicable. Ni por la buenas, ni por la malas, el empecinado guia quizo avanzar.
Los relatos están impregnados de cuadro que parecen erguirse ante nosotros con la muerte, la sangre, el gesto airado, la expresión, diríamos ritual, ceremonial o de purificacion por el dolor, la agonía, el final de una existencia. Su lenguaje se llena de peruanismos. No solo de los términos indígenas de taita, guaga,tambo, chimbadores, chacchar, chicha, lucaro, puma, quena, hereca, killa, coca, ajota, poncho,cancha entre otros tantos muchos que las mas veces pone en cursiva; sino también el modo de usar el castellano-