miércoles, 5 de mayo de 2010

UN PEQUEÑO PASEO POR LAS MARAVILLAS DE CENTRO DE LIMA


Recordar algunos lugares hermosos de nuestra Lima, es en realidad una invitacion a visitarlos y a tomar consciencias de esa ciudad colonial maravillosa que todavía queda viva para el orgullo de todos. Estamos seguros que después de leer esta nota, no nos faltaran ganas de darnos una vuelta. Todos están invitados.
 

La Plaza de Armas.-La Plaza de Armas o Plaza Mayor de Lima, se encuentra en el centro de la ciudad. Con sus hermosos jardines, sus antiguas farolas y su impresionante fuente de bronce, la Plaza es todo un ejemplo de elegancia y tradición coloniales. Su importancia principal radica en que allí se encuentra el local del gobierno principal de todo el país, el Palacio de Gobierno y que tiene la particularidad de haber sido erigido sobre el mismo lugar que escogieron los conquistadores españoles para construir el suyo. Una de sus mas famosas atracciones turísticas, es el cambio de guardia, que tiene lugar todos los días a las 11:45 y las 17:45. Aquí la guardia del palacio, vestida con el tradicional uniforme de los Húsares de Junin, marcha por el patio principal.
En la misma Plaza Mayor esta La catedral de Lima, ejemplo de barroco español y copia exacta de la que originalmente se destruyo por un gran terremoto en 1746. El interior se distingue por su altísima nave, sus tres pasillos y sus fabulosos bancos de madera tallada.
El Museo de la Inquisición.-Se encuentra junto a la Plaza Bolívar, cerca del edificio del Congreso de la República. Fue allí donde se instalo el infame Tribunal de la Inquisición a finales del siglo VXI. En el sótano, se conservan intactos aun los instrumentos de tortura utilizados por los inquisidores españoles.
El Convento de los Descalzos.- Detrás del Palacio de Gobierno, los visitantes puede caminar por la Alameda de los Descalzos, un paseo diseñado en el siglo XVII por los fundadores de la ciudad de Lima y que toma su nombre por la costumbre de los monjes franciscanos de la época de no llevar zapatos. Al final de la Alameda, se encuentra el monasterio franciscano llamado Convento de los Descalzos. Este convento se fundo en 1592 y sus claustros son famosos por albergar cientos de pinturas religiosas peruanas de valor artístico incalculable.