domingo, 2 de mayo de 2010

EXCREMENTO DE BALLENA CONTRA EL CAMBIO CLIMATICO


Un estudio científico concluyó que el excremento de estos cetáceos actúa como fertilizante y aumenta su capacidad de absorber dióxido de carbono.
Lo sorprendente fue encontrar gran cantidad de hierro en los excrementos.
 (Internet)
Ahora hay una razón más para proteger a estos cetáceos: las conclusiones de un estudio de investigadores de la División Antártica Australiana aportan no uno sino varios argumentos de por qué resulta crucial salvar a estos gigantes marinos.
El excremento de las ballenas puede contribuir en la lucha contra el cambio climático ya que actúa como fertilizante de las aguas oceánicas, mejorando su capacidad de absorber dióxido de carbono.
La hipótesis de que las ballenas excretan el hierro que consumen del krill (un crustáceo planctónico -semejante al camarón- que constituye su principal alimento) había sido sugerida años atrás, pero, hasta el momento, nadie la había puesto a prueba.
“Lo que nosotros hicimos fue analizar un número de muestras de heces y descubrimos que, en efecto, tenían una gran concentración de hierro”, dijo a la BBC Mundo Steve Nicol, uno de los coautores del estudio.
Los investigadores estaban seguros de hallar hierro en los excrementos de ballena, pero lo que llamó su atención, según Andrew Bowie, otro de los científicos, fue el alto grado de concentración: 10 millones de veces más que en las aguas antárticas.