lunes, 10 de mayo de 2010

ANECDOTAS DE FAMOSOS 5


VIRGILIO
El poeta romano Virgilio se gastó el equivalente a 1.125.000 dólares actuales en el funeral de una mosca, su mascota. Alquiló una orquesta, pagó los servicios de las plañideras y la mosca fue enterrada en una tumba especialmente construida.
VICTOR HUGO
El escritor Víctor Hugo se encontraba de vacaciones y quería saber qué tal iba la edición de su novela Los miserables. Escribió a su editor poniéndole: "?" y recibió como respuesta: "!".
DYLAN-THOMAS
Las rosas resfriadas mueren en la destornillada tarde del beso hierático de un adiós azul, luengo y uniforme
torpe yo que bebo abrazos de cartón.
El poeta Dylan-Thomas, autor de estos versos, decía de sus poemas que "no los entiende ni mi madre".
GARCÍA LORCA
En la misma línea, cuentan de Lorca que, oyendo recitar el verso de Rubén Darío: "... que púberes canéforas te ofrenden el acanto", el poeta granadino se levantó y dijo: "A ver, otra vez, por favor, que yo sólo he entendido el 'que'". ¡Y era Lorca!
GUTENBERG
El pobre Gutenberg padecía de serios problemas económicos y se vio forzado a pedir un préstamo a su socio Juan Fust. Al no poder pagarlo, Fust se quedó con la imprenta. Según se dice ahora, Gutenberg se quedó sólo con la experiencia, en tanto que Fust se apresuró a imprimir numerosas Biblias que llevó a París, donde un impreso común costaba 500 coronas de oro. Fust comenzó a vender sus Biblias a 60 coronas, y las entregaba de inmediato, sin que el adquirente tuviera que esperar. Los demás impresores y escribas quedaron pasmados y, al ver las iniciales rojas y brillantes que adornaban los ejemplares de Fust, sospecharon que ese rojo era la sangre del propio Fust, con la cual él sellaba un pacto con el demonio. Convencidos de todo esto, acusaron a Fust por hereje y en convivencia con el diablo. Se puso en marcha la máquina de la justicia: Fust fue detenido, registrada su casa y su imprenta, y allí naturalmente fueron encontradas muchas Biblias con las famosas iniciales "sangrientas". Pero Fust no era ningún tonto. Sabía que corría el riesgo de ser llevado a la hoguera, de modo que le pareció más prudente decir toda la verdad, que hasta entonces había mantenido en secreto, y revelar la historia de la invención de Gutenberg. Asombrados y maravillados los jueces levantaron los cargos que había contra Fust, y prontamente la imprenta se propagó por toda Europa, y luego por todo el mundo.
MORITZ VON ARNDT
El poeta alemán Moritz von Arndt (1769-1860) tuvo un sueño profético en 1826. En él veía su tumba con una inscripción: "muerto a los noventa y un años de edad". Murió treinta y cuatro años después, el día de su 91 cumpleaños.
MAL GUSTO
Durante el reinado de Victoria en Gran Bretaña era de mal gusto situar en las bibliotecas juntos a autores masculinos y femeninos, a no ser que ambos autores estuvieran casados.







fuente :http://foro en femenino.com