miércoles, 21 de abril de 2010

ORIGEN DE LAS LENGUAS


¿COMO SE ORIGINARON LAS LENGUAS?
A todos nos parece normal que existan diferentes lenguas. Estamos habituados ello y hasta consideramos lógico que no se hable el mismo idioma en los diferentes puntos del planeta. Pero, ¿Por qué cada pueblo habla una lengua diferente? ¿Por qué unas lengua se parecen mucho, como el italiano y el español, y otras, como el chino y el hebreo, son muy diferentes entre si? ¿Existe alguna explicación a esa diversidad?
Estas preguntas inquietaron a los humanos desde la antigüedad. En la Biblia, por ejemplo, se cuenta que los descendientes de Noe decidieron construir en Babilonia una torre tan alta que llegara al cielo: la torre de Babel. Enojado por esta pretensión, Yahvé decidió enviar a los hombres un castigo por su soberbia. Y opto por sembrar la confusión entre los constructores haciendo que cada uno hablara una lengua distinta. Como nadie se entendía con los demás, todos abandonaron aquella magna empresa y se dispersaron por el mundo. Así es como los hebreos explicaban que los descendientes de Noe hablaran lenguas distintas. Y desde entonces Babel quedo como sinónimo de confusión.
Más allá del relato bíblico algunos estudiosos han intentado explicar el origen de la diversidad de lenguas. Y para ello han elaborado distintas teorías.
Una de estas teorías, conocida como monogenesis (de mono “único” y génesis “origen”), defiende que en el pasado todas las personas hablaban una única lengua común. Luego, en el transcurso de los siglos y por causas culturales, geográficas y étnicas, fueron surgiendo diferencias en el uso de esa lengua común, diferencias que, paulatinamente, fueron dando origen a las diversas lenguas.
En oposición a la teoría de la monogenesis se encuentra la de la poli génesis (de poli “varios” y génesis “orígenes”). Esta segunda teoría defiende que, más o menos de forma simultanea, surgieron en distintos lugares varias lenguas diferentes. Cada una de esas lenguas constituiría el origen mas o menos remoto de las distintas lenguas que hoy conocemos.
¿Hubo entonces una sola lengua inicial, o nacieron en distintos sitios lenguas diferentes e independientes que dieron origen a las demás? Quizá nunca lleguemos a saber la respuesta a la pregunta. Pero lo que esta fuera de toda duda es que algunas lenguas aguardan un parentesco con otras con las que forman una familia. Y que los miembros de una misma familia proceden de la misma lengua, a la que se llama lengua madre.
Una de las lenguas madre fue el indoeuropeo, que se supone que se hablaba en Asia y Europa hace unos 5000 años. De ella surgieron con el paso del tiempo varias lenguas, entre ellas el griego y latín. Y del latín surgieron otras lenguas hijas: las lenguas románicas o romances entre las que se encuentra el castellano.
Historia de parentesco similares a esta se pueden encontrar para cualquier lengua del mundo. Sin embargo como en los árboles genealógicos que confeccionamos para conocer a nuestros antepasados, también en estas familias falta determinar el brote o los brotes iniciales a partir de los cuales surgieron todas las ramas, es decir todas las lenguas.