sábado, 24 de abril de 2010

LA MARISCALA-FRANCISCA DE ZUBIAGA


(Anchibamba, Urcos 1803-Valparaiso 1835); La mariscala, hija de Antonio Zubiaga y Antonia Bernales. Su padre, contador de la administración de rentas de Cuzco, fue trasladado a Lima (1804) y en esta ciudad formo Francisca su carácter.
Quiso ser monja 1815 y en el convento extremo de tal grado sus penitencias y arrebatos místicos, que su salud sufrió serio quebranto, de modo que sus padres hubieron de acogerla nuevamente en el hogar (1820). Proclamada la Independencia, el contador viajo a España, en tanto que sus hijas quedaron albergadas en el Monasterio de la Encarnación; pero Francisca había conocido la general Agustín Gamarra y, olvidando sus propósitos conventuales, contrajo matrimonio (1823).
Además del amor, la indujo el deseo de poder. No se limito al lucimiento social que le franquearon las prominentes posiciones de su esposo (prefectura de Cuzco, presidencia de la República),cabalgo a su lado en las campañas militares(por ejemplo de la Bolivia en 1828), luciendo un adecuado atuendo militar, animosamente interfirió en los conciliábulos de presuntos conspirado ores; e inclusive se rodeo de una pequeña corte que la halagaba y medraba a su sombra.
Excito la acción que puso termino a la gestión del vicepresidente La Fuente (1831), favorecio el pronunciamiento en favor del general Pedro Bermudez (1834) y, hallándose en Arequipa, cuando se efectúa un motín popular en nombre del presidente Luis José de Orbegozo, hubo de saltar desde la azotea de su casa hasta un patio vecino, para escapar a la furia movilizad contra ella. Pudo trasladarse a Islay, navego hasta el Callao, donde fue visitada por Flora Tristan; y desde allí viajo a Valparaiso.
Al conocer la inminencia de su muerte, dispuso que se le extrajera el corazón para enviárselo a su esposo, vistió un reluciente traje blanco,peinose cuidadosamente, y se reclino en un diván para esperar el transito definitivo (1835). A base de los testimonios costaneos, y principalmente el que Flora Tristan ofreció en "Las peregrinaciones de una Patria", se ha convertido a Francisca Zubiaga de Gamarra en un personaje litarario. C.f. "La Mariscala", poema dramático en seis jornadas por Abraham Valdelomar (1914); "La Mariscala", opereta en tres actos, con libreto original de Cesar Miro y música de Luis Pacheco de Cespedes (1942); "La enfermedad de la Mariscala" (1942) y "Una neurosis celebre"(1945) por Juan B. Lastres y "Pancha Gamarra", "La Mariscala", relación histórico-literaria por Carlos Neuhaus (1967).